Saltar al contenido

Comida de Supervivencia

Comida de emergencia y supervivencia

Tanto si se trata de almacenar víveres en casa en previsión de una posible eventualidad como si queremos llevar víveres para una salida a la naturaleza, a continuación repasaremos cuáles son las mejores opciones para cada ocasión. Nos fijaremos en alimentos que duren mucho tiempo en buen estado, cómo almacenarlos, qué elegir para mantener un correcto equilibrio nutricional, en qué alimentos ocupan menos espacio y son más ligeros para llevar en la mochila.

¬ŅQu√© alimentos son los mejores para almacenar?

Almacenar agua y alimentos de reserva en casa es algo que durante un largo per√≠odo de nuestra historia reciente a muy pocas personas se le ha pasado por la cabeza. La estabilidad parec√≠a asegurada. Sin embargo algunos acontecimientos acaecidos en los √ļltimos a√Īos, han llevado a cada vez m√°s personas a pensar en esto. Los gobiernos de casi todo el mundo han creado protocolos de emergencia y muchos de ellos llevan avisando bastante tiempo a la poblaci√≥n de que trate de preparase para una eventual crisis de un par de semanas de duraci√≥n. Entre los motivos que podr√≠an causar una situaci√≥n de emergencia se encuentran los desastres naturales, que vienen desde hace un tiempo aumentando su agresividad, fen√≥menos impredecibles como las tormentas solares, que podr√≠an dejar sin electricidad a grandes regiones del planeta por tiempo indefinido, ataques cibern√©ticos que podr√≠an afectar a infraestructuras vitales o revueltas sociales de distinta √≠ndole. Todas estas situaciones han ocurrido ya, y no podemos descartar que alguna vez nos vaya a tocar vivirlo. As√≠ que, ¬Ņporqu√© no estar preparados? Con poco dinero y un poco de espacio ya lo tendremos hecho.

Conservas

Ofrecen un par de a√Īos de duraci√≥n, y podemos encontrar verduras, carnes, pescados, salsas y frutas en alm√≠bar. Las hay en lata y en frasco. Tambi√©n comidas preparadas listas para calentar. Se pueden apilar f√°cilmente y su coste no es elevado. Adem√°s se pueden encontrar en distintos tama√Īos, permitiendo que podamos abrir s√≥lo las raciones que necesitemos. Son por tanto uno de los pilares centrales de una buena despensa de emergencia.

No perecederos

El otro pilar central de la reserva de comida para supervivencia lo forman los productos no perecederos. En condiciones id√≥neas tambi√©n van a durar varios a√Īos antes de echarse a perder y van a proporcionarnos mucha energ√≠a tras una breve preparaci√≥n. Estos alimentos son principalmente: legumbres, pastas, frutos secos y granos. Lentejas, garbanzos, jud√≠as, arroz, avena, espaguetis, macarrones, nueces, almendras, anacardos, etc. Tambi√©n la levadura, la harina o el trigo, con los que se podr√≠a hacer pan por ejemplo. Los alimentos no perecederos son f√°ciles de almacenar y su coste tampoco es elevado. Y, ¬Ņc√≥mo se deben almacenar los alimentos no perecederos?. Idealmente en un lugar protegido de la luz solar, ventilado, seco y en un rango temperatura entre los 10 a los 20¬įC.

Alimentos deshidratados o liofilizados

Los alimentos deshidratados o liofilizados son aquellos que han sido desecados con diversos m√©todos como por ejemplo la sublimaci√≥n de su contenido acuoso. Son muy populares entre los practicantes de actividades al aire libre, ya que su preparaci√≥n es r√°pida y sencilla y su peso y tama√Īo quedan reducidos al m√°ximo. A√Īadiendo agua caliente y esperando unos minutos, los alimentos desecados volver√°n a adquirir su textura y sus propiedades, permitiendo disfrutar de comida caliente casi al instante. Existe una gran variedad de platos a elegir, ya que casi cualquier plato puede ser liofilizado. Tambi√©n se pueden encontrar frutas, pescados y carne desecadas.

Raciones de emergencia

No existe otra comida de emergencia que pese y ocupe menos y que dure más tiempo que estas raciones. Están pensadas para distribuirse en caso de emergencias graves. Se pueden consumir directamente tras abrirlas sin ser preparadas de ninguna forma. Un paquete de 500 gramos de peso con unas medidas de 13,5 x 5,5 x 7,5 cm incluye todas las calorías y nutrientes necesarios para alimentar una persona un día entero.

La raci√≥n se divide en nueve porciones o bloques individuales que pueden ir comi√©ndose a lo largo del d√≠a a raz√≥n de tres en el desayuno, la comida y la cena. Juntas aportan 2.500 Kilo-calor√≠as, incluyendo fibra, prote√≠na, hidratos y az√ļcares. Su tiempo de caducidad est√° entre los 10 a 20 a√Īos.

Los bloques son bastante densos y recuerdan a una galleta o un polvorón. Sobre su sabor habría mucho que discutir, pero obviamente no están elaboradas para ser degustadas sino para ser la comida de supervivencia más eficiente. También se pueden preparar a modo de papilla con agua caliente e incluso son aptas para el consumo infantil. Su precio es más elevado que otros tipos de comida de supervivencia debido a estas características, que las hacen especiales. Algunas de las marcas más conocidas son la NRG-5 y la BP-ER.

Conservar alimentos en casa

Otra de las buenas opciones para completar tu reserva de alimentos de emergencia o para llevar a una aventura en la naturaleza es preparar alimentos conservados en casa. Con una m√°quina de vac√≠o casera (muy peque√Īas y baratas hoy en d√≠a), podr√°s hacer que algunos tipos de comida lleguen a durar hasta varios meses. Tambi√©n hay t√©cnicas para conservar comidas en frascos de cristal por cocci√≥n, pasteurizando o incluso haciendo tus propias latas de conserva.

Mantener el equilibrio nutricional: un buen plan

Pensando en una situación de emergencia que se vaya a prolongar más allá de un par de días, conviene pensar un momento en mantener el nivel de vitaminas y minerales de nuestro organismo, así como un correcto balance entre fibra, proteína e hidratos de carbono. Por ello es recomendable hacer un plan de cómo serían las comidas antes de ponerse a llenar la despensa de emergencia. Así podremos vigilar que nuestra alimentación de emergencia sea lo más completa y equilibrada posible. Esto será también importante para mantener nuestro sistema inmune en perfecto estado.

Vitaminas, fruta

Despu√©s de cierto tiempo aliment√°ndonos a base de latas de conserva, legumbres y grano cocidos, etc, nuestro organismo podr√≠a comenzar a echar en falta vitaminas y minerales que normalmente encontramos en las verduras y las frutas frescas. Por este motivo no est√° de m√°s almacenar alg√ļn complejo vitam√≠nico b√°sico junto a la comida. Tambi√©n fruta conservada sin aditivos, como las porciones de fruta para beb√©s.

ūüí° Recuerda el aspecto psicol√≥gico. En una situaci√≥n dif√≠cil donde adem√°s tienes que alimentarte a base de comida de emergencia, tu humor se ver√° afectado. Incluye en tu reserva de emergencia chocolate, caramelos o cualquier otro alimento que sepas que de vez en cuando pueda subirte un poco el √°nimo.

Comida para llevar en la mochila

Si tu intenci√≥n es pasar un par de d√≠as de ruta por la naturaleza lo ideal es llevar alimentos que concentren mucha energ√≠a, ocupen poco espacio, sean f√°ciles de preparar y generen pocos residuos. Los men√ļs liofilizados son una gran alternativa que puedes complementar con cosas llevadas de casa, como embutido, pan o frutos secos. Las barritas energ√©ticas tambi√©n son un gran aliado., al igual que las bebidas isot√≥nicas, que en momentos de fatiga te proporcionar√°n la energ√≠a suficiente para seguir adelante.